lunes, septiembre 17, 2007

Fiestas Patrias


En estos días en que se respira el ambiente que los chilenos llamamos dieciochero -un tanto difícil de explicar a los extranjeros que no lo han experimentado- con olor a asado, a vino, empanadas y con ritmo de cueca y cumbias. El espíritu "patriota" que señalan los medios se puede apreciar en todos quellos chilenos que se escapan como ratones de naufragio fuera de Santiago (ya sea para visitar a familiares, a la costa e incluso al extranjero) o aquellos que se gastan lo que no tienen en las fondas o en fastuosos asados. Porque estos días libres, que varían según la circunstancia entre 4 días y más de una semana, contrarrestan de alguna forma las vacaciones que mucho no tendrán este año ya sea porque no tienen derecho legal, porque las han renunciado voluntariamente o no están en condiciones de solicitarlas y por lo tanto son reflejo fiel del estrés al que se encuentran sometidos cientos de miles de chilenos. Querámoslo o no, los chilenos especialmente los cerca de 5 millones de santiaguinos, viven en un ambiente bastante hostil al punto que nuestra ciudad capital es un récord mundial de las patologías mentales. Muchos chilenos demoran más de dos horas diarias en el trayecto a sus hogares sometidos a jornadas de trabajos que lindan con la ilegalidad si contamos las horas extras mal pagadas. Por ello, estos momentos y de distinta forma que el pasado once de septiembre -convertida en jornada de vandalismo poblacional- se transforma rápidamente en instancia de catarsis colectiva. Ojalá este "patrotismo" que para mí se relaciona más bien con un sentido natural de pertenencia y una necesaria reflexión respecto a los valores republicanos que intentaron encarnar los padres de la Patria, debería traducirse hoy por hoy, por ejemplo, en un reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas y en políticas públicas y privadas de mejora de sus condiciones materiales y promoción de su cultura o en una precoupación de todos los sectores por los múltiples déficit sociales en los que incurre Chile. Aun tenemos un gran porcentaje de la población viviendo bajo la línea de la pobreza, ya sea ganando sueldos escandalosamente bajos o desempleados. Muchos chilenos no pagan los impuestos que deberían o incumplen sus responsabilidades sociales en el ámbito público y en el privado. Poniendo fin a este tipo de acciones reflejaría de mejor forma el espíritu patriota que nos propusieron O'Higgings, los hermanos Carrera, Manuel Rodríguez o fray Camilo Henríquez

2 comentarios:

Juan Salvador dijo...

...desde ya hace un par de meses que he sido un observador silencioso de tu "Mundo Privado"...y siempre he admirado tus comentarios e ideas frente a las diferentes contigencias.

Aunque de hace mucho tiempo no nos vemos, y aunque la distancia física es abismante...envío el saludo más grande para tí y tu familia...especialmente en esta fecha que ne particualr es de un gran simbolismo...

...un amigo que te admira y recuerda

"El Juanchi"
Ribnitz-Damgarten
Alemania

Marcelo dijo...

Estimado Juanchi,

No sabes cuánto me emociona y alegra saber de ti! De algo sirven esta globalización. jajaja. Son muchos los recuerdos que me vienen a la memoria de nuestras correrías por Europa. Cómo revivir esos momentos? De alguna forma lo intento cada año a través de mi trabajo en AFS pero nunca será lo mismo. Así que estás en Alemania? Mira tú. Me alegro que estés bien...al menos espero que así sea. Please, cuéntame un poco más vía correo: franchoote@gmail.com
Un abrazo gigante y suerte en todos tus proyectos.